libro El Señor de las Moscas, Goldin William

EL SEÑOR DE LAS MOSCAS 

por el autor   Goldin William


(3) Votos
    
(166) Vistos
    
(2) Comentarios
    
(2) Me gusta 

ISBN: 9788420634111
Tema: Libros de bolsillo - Narrativa extranjera del XIX al XXI en bolsillo
Editorial: ALIANZA EDITORIAL
Fecha publicación: 1998
Páginas: 256
Idioma: Español

Ecuador      |  


Formato Libreria Stock Precio Comprar
En papel Librería 69 en Quito 13 US$ 17.00
-10%    US$ 18.89
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(3)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

Fábula moral acerca de la condición humana, El Señor de las moscas es además un prodigioso relato literario susceptible de lecturas diversas y aun opuestas. Si para unos la parábola que William Golding estructura en torno a la situación límite de una treintena de muchachos solos en una isla desierta representa una ilustración de las tesis que sitúan la agresividad criminal entre los instintos básicos del hombre, para otros constituye una requisitoria moral contra una educación represiva que no hace sino preparar futuras explosiones de barbarie cuando los controles se relajan.

Nuestras recomendaciones especiales para ti

Tu opinión sobre este libro es importante:




Comentarios
  Elsa González
  
Me agradó leerlo
  muchoslibros
  2011-09-19
El Señor De Las Moscas de William Golding es quizá una de las obras que pone de manifiesto, de una manera hermosa y terrible, la dureza de la propia condición del ser humano. En tiempos de la segunda guerra mundial un avión es derribado. En éste se encuentran varios niños entre los seis y los doce años. Caen en una isla desierta. Ningún adulto sobrevive al aterrizaje, y los muchachos se encuentran de repente solos a merced de su propia iniciativa. ¿Podrán sobrevivir? ¿Serán rescatados? Los seres humanos tendemos a buscar el sobrevivir a toda costa, las reglas y normas en las que se vivía se rompen en las situaciones adversas. ‘El señor de las moscas’, por una parte, es una metáfora de lo que nos ha tocado vivir. Por la otra parte, no enseña dos cosas primordiales: el hombre es miedoso por naturaleza y la ley del más fuerte es la que predomina. Es un libro duro y lo es más aún al ser protagonizado por niños, ya que la inocencia de lo infantil se enfrenta contra el comportamiento animal que sale a la luz cuando nos enfrentamos contra lo desconocido.