eBook El secreto de Dios y vida del hombre, Rodrigo Osset
Ebook

EL SECRETO DE DIOS Y VIDA DEL HOMBRE 

por el autor   Rodrigo Osset


(0) Votos
    
(8) Vistos
    
(0) Comentarios
    
(0) Me gusta 

ISBN: 9788498219708
Tema: Ciencias Humanas - Filosofía
Editorial: VISION NET
Fecha publicación: 2010
Páginas: 364
Idioma: Español
Formato electrónico:  PDF  (12425KB)

Formato Precio Comprar
eBook US$ 8.46
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

No tengo más remedio que decir una palabra sobre este extraño libro extraño, sobre todo, porque las conclusiones a las que en él se llega y el tratamiento de muchos temas que en él se dan difieren radicalmente de lo que tradicionalmente se ha tenido como verdades inamovibles, tanto en antropología precolombina como en Teología cristiana, cuya elaboración se ha llevado casi dos décadas, para explicar de algún modo porqué y como se ha llegado a este ensamblaje que finalmente le ha dado forma y contenido tan dispares entre si aunque, si bien se mira, fluyen casi necesariamente los segundos de los primeros (la segunda parte de la primera).

Lo que empezó siendo una mera curiosidad histórica para tratar de descubrir el origen de los modelos humanos que sirvieron para la escultura megalítica y menuda de los Olmecas, a todas luces extraños a los pobladores de mesoamérica de aquellos tiempos, se fue convirtiendo a lo largo de la investigación en asombro, primero y en auténtico (re) descubrimiento y toma de conciencia de una realidad que trascendía todos los parámetros culturales-religiosos del hombre moderno desde cualquier punto de vista que se los mirase. Y esto no tanto porque los conceptos fueran radicalmente distintos o nuevos en realidad son tan viejos como el hombre sobre la tierra sino porque su explicación, su comprensión y la naturaleza y modo de su realidad y de su verdad son en verdad nuevos, radicalmente nuevos hoy. O por lo menos, ontológicamente, más puros, más esencialmente naturales como el río que fluye inexorablemente sin desprenderse jamás de su fuente, de su principio generador. Así por ejemplo, todo predicador cristiano enseña que el hombre es hijo de Dios pero no por su propia naturaleza sino primero, por ser creado por El, hecho a su imagen y semejanza, distinto de sí, es decir, por una causa extrínseca a su voluntad, no por ser engendrado naturalmente en el seno mismo de la Divinidad; y segundo, por ser divinizado por la gracia que recibe su naturaleza humana al hacerse hombre el Hijo natural de Dios, con sustancial a El y por el sacrificio que hace éste de sí mismo para redimirlo, es decir, por una causa que no reside en su propia naturaleza, es ajena a ella, le viene de fuera de si mismo. Veremos que lo contrario es la realidad más profunda y fontanal del hombre. Las implicaciones de esto son tremendas para todas nuestras presunciones: nuestro concepto de la materia, de la energía, del tiempo y el espacio, del universo mismo y sobre todo, para nuestro concepto y conocimiento de Dios y de nosotros mismos.

De ahí que la primera parte trate de la génesis histórica del fenómeno Olmeca y de su significado a través de una investigación a lo largo del tiempo y el espacio histórico desde la antigüedad hasta el comienzo de nuestra era. Y por ser un ensayo de imaginación histórica o pretender serlo necesita una introducción sobre lo que entiendo por imaginación histórica. Es para establecer mis propios límites, mis propias condiciones, mis propios puntos de partida, dado que no pretende hacer ningún trabajo científico en el sentido más estricto de la palabra y mucho menos erudito cosa que no soy ni pretendo ser en absoluto.

Y la segunda parte no es sino la descripción, el análisis de las consecuencias prácticas y teóricas de esta filiación divina natural del hombre en su vivir, en su pensar, en su creer, en su conocer respecto de sí mismo, de Dios y del universo. Hay un hilo subyacente que une intrínsecamente la primera con la segunda parte y este es el secreto de Dios en acción en el tiempo y en el espacio y experimentado y vivido intensa y continuamente en lo íntimo del ser del que esto escribe.

Porque el descubrimiento y comprensión de esa realidad sublime que es la causa directa del fenómeno Olmeca y luego mesoamericano, - la de que el hombre es la manifestación natural y necesaria más perfecta del ser de Dios en el tiempo y en el espacio es como un rayo que penetra tu intelecto, ilumina las simas insondables de tu ser hombre y te rapta a una dimensión del ser donde todo es luz, calidez, entendimiento y comprensión simultaneas de todo arcano, de todo misterio y te sume, te anega, te desborda en el amor infinito que rige y que impulsa toda la vida del universo y en el que estás de repente, sin quererlo ni beberlo, para siempre jamás, en la gran paz, en la gran armonía, en el gran silencio del alma infinita del universo infinito, del medio divino en que vivimos, nos movemos y somos .

La segunda parte es, pues, la formulación de ese conocimiento puro en el que despiertas después del rapto, en relación con ese otro pobre conocimiento en que crecemos, que heredamos y conquistamos a lo largo de nuestra vida en la tierra y que izamos como la bandera de nuestra propia razón, de nuestra propia verdad. Se verá cuán poca razón tenemos y cuán lejos estamos de la simplicísima verdad de Dios.

Hago votos, lector amigo, para que estas páginas, a ratos crípticas, a ratos oscuras, te sepan acercar un poco más a esa verdad que, de antemano, duerme ya escondida en el fondo de tu ser desde el momento de tu concepción.



Otros libros del autor

Tu opinión sobre este libro es importante: