eBook La crisis del empleo. Hacia las actividades no productivas, Arturo Damian Sanchis Serra
Ebook

LA CRISIS DEL EMPLEO. HACIA LAS ACTIVIDADES NO PRODUCTIVAS 

por el autor   Arturo Damian Sanchis Serra


(0) Votos
    
(17) Vistos
    
(0) Comentarios
    
(0) Me gusta 

ISBN: 9788498869934
Tema: Economía - Economía y Finanzas
Editorial: VISION NET
Fecha publicación: 2010
Idioma: Español

Lamentablemente por el momento este libro no lo tenemos
disponible en ninguna de nuestras librerías afiliadas
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

El libro recoge cuatro ensayos a cuenta de los cambios en el empleo y las relaciones laborales: “El crecimiento y el empleo”, “Flexibilidad de las relaciones laborales”, “Reorganización de los procesos productivos” y “Hacia las actividades no productivas”. En las actuales circunstancias, señaladas por las restricciones crediticias, la falta de liquidez y la desconfianza de inversores y consumidores, las economías domésticas de los asalariados corren serios peligros. Sobre todo, por causa de la fragilidad de los puestos de trabajo. También, por la precariedad y los bajos salarios. Con todo, lo peor está por venir. La hegemonía de los neoconservadores, que expresa el poder irresistible de los mercados financieros, impone condiciones laborales que potenciarán, todavía más, la inseguridad e inestabilidad de los empleos y los ingresos de los asalariados. La precariedad tiende a extenderse a todos los niveles laborales y a todos los sectores. Las empresas tienden a la subcontratación, o a la creación de organizaciones auxiliares y colaboradoras. Las técnicas de la delegación no pueden sino provocar la afluencia creciente de intermediarios que acabarán por diluir las responsabilidades, acrecentar la obsesión por los costes, el ajuste de las participaciones, la relación entre proveedores y empresas, etc. En fin, la sustitución de la ecuación actual entre trabajo y empresa. El trabajo negro, la precariedad, la inestabilidad y la inseguridad de los trabajadores tienen, ante sí, un futuro esplendoroso. Las llamadas formas particulares de empleo esconden eso mismo. Y no sólo afectarán a los no cualificados. Nadie estará protegido, al respecto. Y si no se procede a una reforma de la protección social, harto improbable porque se trataría de extenderla hacia sectores hoy marginados al respecto, los niveles de sumisión a las inexorables leyes del mercado llegarán a conformar magnitudes sin precedentes, objetivando condiciones entre las que no faltará el establecimiento de criterios renovados de productividad para justificar las reducciones salariales, o el despido libre, o la promoción de nuevas formas de economía sumergida. Ese lenguaje eufemístico que celebra el advenimiento de la autonomía de los trabajadores, en un marco mínimamente regulado, esconde una intolerable miseria moral ¿Qué trabajador puede escoger la precariedad? ¿Qué libertad de elección es la de la dependencia y la competición por un empleo escaso y un salario cada vez más exiguo? Para afrontar el endeudamiento familiar, el problema más inmediato, habría que garantizar el equilibrio entre la productividad y las rentas salariales. Pero, más bien, el constante chantaje al empleo seguirá haciendo camino, abriendo nuevas oportunidades para la flexibilidad. Acrecentando las formas de precariedad. Se trata de una ventaja más, para los empleadores, de orden sistémico. El mercado de trabajo global les permite la disposición de múltiples instrumentos para la mejora de sus posiciones. Asimismo, la debilidad de los asalariados acabará por empujarles a la asunción (más o menos pacífica; a la fuerza ahorcan) de condiciones laborales cada vez más restrictivas para sus derechos y expectativas. O quizá las formas flexibles de la nueva división del trabajo den el carpetazo final al compromiso amplio de paz social que vino de la mano del Estado del bienestar

Tu opinión sobre este libro es importante: