eBook Los nuestros, Serguei Dovlatov
Ebook

LOS NUESTROS 

por el autor   Serguei Dovlatov


(0) Votos
    
(42) Vistos
    
(0) Comentarios
    
(0) Me gusta 

ISBN: 9788496840737
Tema:  - Libros sin catalogar
Editorial: ALTERA 2005
Fecha publicación: 2008
Páginas: 161
Idioma: Español
Formato electrónico:  PDF  (27447KB)

Formato Precio Comprar
eBook US$ 11.08
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

Los relatos de los súbditos de la Unión Soviética suelen ser dramáticos, como espantosa e injusta era la vida bajo el comunismo: persecuciones, exilios, encarcelamientos, despidos, torturas, ejecuciones, miseria, delaciones… Alexander Solzhenistyn, Boris Pasternak, Víctor Kravchenko y otros muchos escribieron libros escalofriantes sobre el aplastamiento del ser humano. Serguéi Dovlátov, autor de cuentos y novelas, emplea otro método para describir la maldad y la estupidez del régimen bolchevique: el sarcasmo aplicado a la vida cotidiana. A medio camino entre la novela y el cuento, Dovlátov nos habla en Los nuestros de personajes excéntricos y geniales que son sus parientes: abuelos, tías, primos... Pero el verdadero protagonista es el universo absurdo, caótico e infranqueable en que se mueven. Un lugar y un tiempo en el que encontrarse a uno u otro lado de la verja del campo de trabajo no suponía más que una mera formalidad. Para apreciar la genialidad, así como la ironía, de Dovlátov reproducimos algunos fragmentos de sus cuentos reunidos en Los nuestros: Los herederos de Stalin decepcionaron a mi padre. Les faltaba grandeza, brillo, teatralidad. Mi padre estaba dispuesto a aceptar la tiranía, pero una tiranía oriental, llena de color y algo salvaje. La vida había hecho de mi primo hermano un delincuente. Creo que tuvo suerte. Si no, se hubiera convertido, sin duda, en un alto funcionario del partido. Como es sabido, en nuestra prensa sólo las erratas dicen la verdad. Desde mi más temprana infancia, mi educación fue políticamente tendenciosa. Mi madre, por ejemplo, despreciaba profundamente a Stalin.

Tu opinión sobre este libro es importante: