eBook Mosaico romano, Jose Luis Lledo Sandoval
Ebook

MOSAICO ROMANO 

por el autor   Jose Luis Lledo Sandoval


(0) Votos
    
(87) Vistos
    
(0) Comentarios
    
(0) Me gusta 

ISBN: 9788498867268
Tema: Historia por países - Historia países de Europa
Editorial: VISION LIBROS
Fecha publicación: 2010
Páginas: 203
Idioma: Español
Formato electrónico:  PDF  (25075KB)

Formato Precio Comprar
eBook US$ 8.46
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

La convicción a que hacía referencia en el prólogo de un libro anteriormente escrito sobre este tema, de que en Noheda podíamos encontrar algo más que ese pequeño paño de mosaico del que teníamos conocimiento por entonces, no ha hecho sino incrementarse, tanto en cuanto a las dimensiones y calidad del pavimento musivo, como en relación al resto del yacimiento; de manera que, a día de hoy ya podemos hablar sin temor a equivocarnos, de que el yacimiento de Noheda es un hallazgo singular, que tiene una importancia excepcional en el panorama arqueológico de Castilla La Mancha y de todo el estado español. Es muy posible que su importancia traspase esos ámbitos sin mucho tardar. En relación al primer libro he corregido algunas cosas, pero sobre todo he ampliado bastantes aspectos anteriormente expuestos y abordo algunos nuevos. He procurado también actualizar lo descubierto hasta el fin de la cuarta y última de las campañas de excavación realizadas hasta el momento, pero en este caso de forma muy resumida, ya que en las publicaciones técnicas y por las personas adecuadas se le concederá la extensión que se merece. Del mismo modo, y por las mismas razones anteriores, tampoco incluyo apenas fotografías salvo al final del libro que hayan sido realizadas por profesionales, sino las realizadas por miembros del equipo de excavación, amigos o por mí mismo. Ya advertía también en el prólogo del libro anteriormente mencionado, que el hecho de que el título de la publicación incluyera la palabra mosaico para nada implicaba que fuese una publicación más o menos profesional del tema, y que el texto no aspiraba a nada distinto que no fuese su naturaleza puramente vivencial, pues mi profesión es la de médico especialista en psiquiatría, que ejerce la psicoterapia desde una orientación psicoanalítica y profesionalmente estoy bastante alejado, por tanto, del campo de la arqueología. Dicen que la ignorancia es muy atrevida y yo también pienso así, en ese sentido creo que debo de pedir perdón a la arqueología y humildemente lo hago por mi libertad de cronista de un yacimiento arqueológico. Una parte del atrevimiento para escribir el texto, aparte del que pueda provenir de mi ignorancia, me viene de la información adquirida a través de la afición, nacida a raíz del conocimiento de Javier Cortes y fomentada por mi continua presencia en todas las campañas de excavación llevadas a cabo en el yacimiento arqueológico de Noheda (Cuenca), pero en ningún caso de mi formación. El texto no aspira, por tanto, a nada que no derive de una naturaleza puramente observacional, y desde ese lugar deseo expresar mi reconocimiento y gratitud a todos cuantos han colaborado en cualquier modo y manera a proporcionarme esa información, así como a quienes han trabajado en el beneficio y cuidado del yacimiento arqueológico de Noheda y de su mosaico, en cualquiera de los niveles de promoción, conservación, y excavación del mismo. Mi agradecimiento se dirige de una forma especial a Dimas Fernández-Galiano, Jorge Vega, Isabel Puche, Aldo Petri y Miguel Ángel Valero, directores de las campañas de excavación realizadas hasta el momento; así como a Xoan Moreno único restaurador que ha trabajado en todas las campañas y a Oliva Uceda, David Jabaloyas, Maite Béjar, Olga Ceni, Nieves López, Pía Rodríguez, Julia Medina y Berta Martínez, cuidadosos parteros y restauradores del pavimento musivo en algún momento. También a todos los arqueólogos y peones que han trabajado allí a lo largo de las sucesivas campañas, así como al personal del Ayuntamiento de Villar de Domingo García y a su alcalde Francisco Javier Parrilla, siempre dispuestos a colaborar. Mi reconocimiento especial para dos instituciones: el Instituto del Patrimonio Histórico de España (I.P.H.E.) que financió la primera campaña y la JJCC de Castilla La Mancha que a través de su Consejería de Cultura financió la instalación de la actual carpa, así como la segunda, tercera y cuarta campaña de excavación, recientemente finalizada, en la que también ha participado el I.P.H.E, que encargó la restauración de los mosaicos a la empresa ARTELAN. Mantengo la esperanza de que la colaboración que ha existido entre las dos instituciones se mantenga e incremente y que las diferencias entre ambas, o algunos de sus representantes que también las ha habido sirvan para hacer más grande el yacimiento y no para obstaculizar su desarrollo. La experiencia me va diciendo que el adecuado desarrollo de este importante yacimiento requiere de la unión de todas las fuerzas que estén verdaderamente dispuestas a colaborar y le sobra el narcisismo de las pequeñas diferencias, o cualquier creación de reinos de Taifas, que dificultan notablemente una óptima gestión del yacimiento. Este último objetivo es el que en todo momento nos debe de guiar porque, a fin de cuentas, es lo más importante. Mi agradecimiento también a Jesús de las Heras Febrero, periodista y amigo, a Gerardo León Palenzuela licenciado en Filosofía y Letras, también amigo, y a Mª José, mi mujer, que han leído y corregido el texto en diferentes versiones.

Tu opinión sobre este libro es importante: