libro BECQUER. OBRAS COMPLETAS, Gustavo Becquer

BECQUER. OBRAS COMPLETAS 

por el autor   Gustavo Becquer


(0) Votos
    
(29) Vistos
    
(0) Comentarios
    
(0) Me gusta 

ISBN: 9788437629940
Tema: Literatura - Novela contemporánea
Editorial: CATEDRA
Fecha publicación: 2012
Páginas: 1696
Idioma: Español

España      |  


Formato Libreria Stock Precio Comprar
En papel Librería 134 en Madrid 1 US$ 38.58
En papel Librería 235 en MADRID 10 US$ 36.66
-5%    US$ 38.58
En papel Librería 225 en MADRID 10 US$ 36.66
-5%    US$ 38.58
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

Para Azorín, " las «Cartas desde mi celda» pudieran marcar una época en la literatura castellana " . Azorín pensaba sobre todo en el paisaje: " ¿Habrá nada más limpio y más preciso que esos paisajes de Bécquer? " . Pero, más allá del paisaje, Bécquer sí marcó una época. La literatura de Bécquer está tejida con ese " hilo invisible de las misteriosas relaciones de las cosas " que adivinaba en la «Historia de una mariposa y de una araña». Sin haberse conocido, acaso ni leído, Peter Schlemihl había vendido su sombra, mientras el Manrique de «El rayo de luna» " hubiera deseado no tenerla, porque su sombra no le siguiese a todas partes " . " La burda saya que visten y el bocado de pan que comen " las mozas de Añón vislumbradas en las «Cartas desde mi celda» parecen tener un eco imposible en " el traje que me cubre y la mansión que habito, / el pan que me alimenta y el lecho en donde yago " , de Machado. Cabe preguntarse si quizá el caballero inexistente de Calvino habrá sido ajeno a esa armadura vacía que con horror descubre un guarda en «La cruz del diablo». También al lector, como al autor, empieza a faltarle " la extraña lógica del absurdo " .Leer a Bécquer íntegro produce un saludable efecto: el de descubrir las otras fases de la luna. Por ejemplo, su sentido del humor o su devoción por el periodismo. Cuando don Restituto, en «Un tesoro», advierte que " si buenos descubrimientos hacemos, buenas fatigas nos cuestan " , nos parece estar oyendo al Sancho de " si buen gobierno me tengo, buenos azotes me cuesta " , un Sancho que se prolonga en el lamento del mesonero, tan cervantino en su humor. El periódico lo recibía " como una carta en cuyo sobre hemos visto una letra querida " . Entre los " dioses penates de su especial literatura " se hallaban " Rioja, en sus silvas a las flores; Herrera, en sus tiernas elegías " ; nunca olvidó a Dante y a Virgilio; admiró la belleza clásica de las odas de Horacio y el romanticismo fantástico de Zorrilla.

Nuestras recomendaciones especiales para ti



Otros libros del autor

Tu opinión sobre este libro es importante: