libro LA CANCION HELADA, LINNULLMANN

LA CANCION HELADA 

por el autor   LINNULLMANN


(0) Votos
    
(4) Vistos
    
(0) Comentarios
    
(0) Me gusta 

ISBN: 9788415472971
Tema: Libros sin catalogar - Libros sin catalogar
Editorial: GALAXIA GUTENBERG
 0
Páginas: 320

España      |  


Formato Libreria Stock Precio Comprar
En papel Librería 134 en Madrid 2 US$ 24.49
En papel Librería 224 en MADRID 10 US$ 23.26
-5%    US$ 24.49
En papel Librería 186 en Madrid (Arganda del Rey) 10 US$ 23.26
-5%    US$ 24.49
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

LINN ULLMANN La canción helada Traducción de Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo Pero tu desaparición queda Gunnar Ekelöf A Niels Jenny Brodal llevaba más de veinte años sin probar una gota. Descorchó una botella de vino tinto y se sirvió una copa hasta el borde. Había soñado con el calor que le regaría el estómago, el cosquilleo en las puntas de los dedos. Se sintió decepcionada, pero dio otro sorbo, mejor dicho, vació la copa y se estremeció. ¡Nunca había dicho que nunca más! Había dicho que día a día, y nunca, nunca, había dicho que nunca más. Estaba sentada en el borde de la cama, maquillada y arreglada, excepto por los grandes calcetines grises de lana que Irma le había tejido. Tenía los pies fríos. Era por algo de la circulación. También los tenía hinchados. Temía el momento en el que tuviera que meterlos en las estrechas sandalias de tacón. De color nectarina. De la década de los sesenta. Jenny se sirvió otra copa. Había que procurar que el vino le bajara hasta los pies. Nunca había dicho que nunca más. Había dicho que día a día. Intentó acordarse de por qué se había opuesto a esa fiesta, a esa celebración. Se levantó y se dio una vuelta frente al espejo. El vestido negro le quedaba perfecto de pecho. Enseguida se quitaría los calcetines y se pondría las sandalias. Era el quince de julio de 2008 y Jenny cumplía setenta y cinco años. Mailund, la gran casa blanca en la que se había criado después de la guerra, cuando sus padres la llevaron allí desde la ciudad quemada de Molde, estaba llena de flores. Jenny había vivido en ella casi toda su vida, momentos tristes y momentos alegres, y ahora se dirigían hacia allí cuarenta y siete invitados con vestidos de verano para celebrar su cumpleaños. 9 I El tesoro Mille, o lo que quedaba de ella, fue encontrada por Simen y dos amigos que estaban cavando en el bosque en busca de un tesoro. No sabían qué era eso que acababan de encontrar. Pero sabían que no era el tesoro. Era lo contrario del tesoro. Más tarde, cuando tuvieron que explicar a la policía y a sus padres qué hacían en el bosque, a Simen le resultó muy complicado. ¿Por qué se habían puesto a cavar justo en ese claro del bosque? ¿Debajo de ese árbol? ¿Y qué era realmente lo que estaban buscando? Dos años antes todos habían buscado a Mille, adultos y niños. Toda la gente que veraneaba en esa pequeña ciudad costera, todos los que residían allí todo el año, la policía, los padres de Mille, todos los que escribieron sobre ella en el periódico y hablaron de ella en la tele, habían buscado a Mille. En agua y en tierra, en cunetas y en tumbas, en los arenales de Tangen y en las cercanías de las inhóspitas rocas al norte de la ciudad, en las ruinas de detrás del colegio desmantelado y en la casa deshabitada medio derruida al final de la calle Brage, donde la hierba cubría ya las ventanas y a los niños no se les permitía jugar. Los padres de Mille habían rastreado cada centímetro del centro, yendo de casa en casa, de tienda en tienda, mostrando fotos de Mille, habían colgado carteles en la puerta de la cooperativa, en la puerta del bar Bellini, en la puerta de la librería que antaño era conocida por bibliófilos de toda Noruega por tener un excepcional surtido de literatura de ficción en otras lenguas (era cuando Jenny Brodal estaba detrás del mostrador), en la puerta de la pizzería Palermo y en la puerta de la panadería clausurada, que durante los meses de verano alojaba el recién inaugurado restaurante de pescado Gloucester Ma, al que la gente simplemente llamaba la vieja panadería, porque Gloucester resultaba muy difícil de pronunciar. La vieja panadería estaba al principio de la calle que subía a Mailund, un largo 13 camino que serpenteaba entre las rocas, el bosque, y todas las casitas de veraneo, a cual más fea. Todo el mundo buscó a Mille, incluso ese chico al que llamaban KB, que más adelante fue arrestado por haberla matado, y durante dos años ella estuvo enterrada en el bosque, debajo de un árbol, sin que nadie la encontrara, cubierta de tierra, hierba, musgo, ramas y piedras, y ahora también ella se había convertido en tierra, excepto el cráneo y los restos de huesos y dientes, las finas pulseras y el largo pelo negro, que ya no era ni largo ni negro, sino ralo y marchito, como si hubiera sido arrancado de la cuneta con raíz y todo. El verano en el que Mille desapareció, a Simen le parecía verla por todas partes. Ella era la cara en el escaparate, la cabeza en las olas, el pelo largo y negro de una mujer desconocida levantado como un torbellino por el viento, y el vestido rojo de mamá. Todo el mundo hablaba de ella, todo el mundo se preguntaba qué le había pasado. Antes Mille era real, antes miraba a Simen riéndose. Se llamaba Mille, pero de repente desapareció en la niebla. Las palas eran de verdad. Las bicicletas eran de verdad. El hoyo en el que la encontraron era de verdad. Pero Mille no era de verdad. Mille era un velo de noche y frío que a veces le pasaba por dentro, llevándose su alegría. Simen no se había olvidado de ella. Pensaba en ella cuando no podía dormir o cuando se acercaba el otoño y el aire olía a pólvora y a hojas mojadas y muertas, pero ya hacía mucho que no pensaba en ella. Simen era el más joven de los tres chicos. Los otros dos se llamaban Gunnar y Ole Kristian. Un sábado, a finales de octubre de 2010, los tres amigos se reunieron por última vez ese año. Las casas de veraneo se iban a cerrar ya para el invierno, y la pequeña ciudad costera a un par de horas al sur de Oslo quedaría pronto envuelta en su propia oscuridad. Era por la tarde y estaba anocheciendo, y los chicos habían acordado cavar en busca del tesoro que habían enterrado unos meses antes. Gunnar y Ole Kristian no veían sentido a tenerlo enterrado para siempre. Simen no estaba de acuerdo. Era justo eso lo que lo convertía en tesoro, el que estuviera oculto para todo el mundo menos para ellos, el tesoro era mil veces más valioso dentro que encima de la tierra. No era capaz de explicar por qué, solo sabía que era así. Pero 14 para decir la verdad, ni Gunnar ni Ole Kristian entendían nada de lo que Simen estaba hablando, les parecía que su amigo no tenía ni idea, los dos querían recuperar el contenido del tesoro, sus aportaciones al mismo, y Simen acabó por decir que vale, que le daba igual, y que por qué no ir allí a desenterrar toda esa mierda. La historia de Simen y el tesoro había empezado unos meses antes, en agosto, cuando Gunnar, el mayor de los tres chicos, propuso que mezclaran sus sangres. El verano estaba acabando, la tarde era roja y cálida y todo estaba floreciendo como de propina, como solo ocurre cuando todo se está acercando a su fin. Al cabo de poco tiempo se separarían, volverían cada uno a su lugar habitual de residencia, al otoño, al colegio, al equipo de fútbol y a los otros compañeros. Gunnar tomó aire y dijo: ?.Mezclar la sangre es un símbolo de eterna amistad. Los otros dos se estremecieron un poco, la idea de hacerse un corte en la palma de la mano con un trozo de vidrio de una botella rota de naranjada Solo no les resultaba nada tentadora, dolería muchísimo, no era algo que uno tuviera ganas de hacerse a uno mismo, ni siquiera por la amistad eterna, y aunque lo que más hacían era jugar al fútbol y emplear las piernas, también hacían falta las manos, hacían falta para muchas cosas distintas, sin arañazos y heridas ensangrentadas, ¿pero cómo decírselo a Gunnar sin que te acusara de ser cobarde e infantil, y sin romper todo lo bueno que tenían juntos? Estaban sentados en el llano que había delante de la cabaña secreta del bosque, y que entre los tres habían construido el año anterior. Habían encendido una hoguera y asado salchichas, comido patatas fritas y bebido coca cola, los tres eran hinchas del Liverpool, así que no les faltaba tema de conversación, también habían cantado, porque allí, en la cabaña, nadie podía oírles, no había nadie que pudiera verles hacer el ridículo, Walk on, walk on, with hope in your heart,1 y Simen pensaba que cuando cantabas esa canción tenías realmente la sensación de que la vida estaba a punto de empezar. Pero entonces Gunnar, y eso era típico suyo, empezó a decir que quizá no eran amigos de verdad solo por 1. Extracto de la canción «You?ll Never Walk Alone», hit de 1945 que pertenece al musical Carousel, compuesto por Oscar Hammerstein y Richard Rodgers. 15 estar juntos todos los veranos. Amigos de verdad que se ayudaban y se apoyaban en todo. Gunnar conocía a un chico que había sido del Liverpool durante años, y luego se había hecho del Manchester United solo porque su nuevo vecino era del Manchester United. ¿Qué se hace con un tipo así? ¿Es ese un amigo de verdad? Y de repente Gunnar se enredó en un discurso sobre sangre, dolor, la amistad verdadera y otras cosas en las que obviamente había estado pensando durante el verano, y que desembocó en esa propuesta de mezclar sus sangres. Lo había preparado todo, había trazado un plan, algo que también era típico de Gunnar. Los trozos de vidrio estaban bien envueltos en papel de plata, había roto la botella en el patio trasero de su casa, y luego los había lavado con detergente, porque lo que pasaba, explicó Gunnar, era que cuando te hacías un corte en la mano con trozos de cristal sucio, podías sufrir una septicemia y morirte, dijo, colocando el pequeño paquete entre ellos y desenvolviendo con cuidado el papel de aluminio, como si dentro hubiera diamantes o escorpiones. Fue entonces cuando a Ole Kristian, que era el más resuelto de los tres, se le ocurrió la idea alternativa de enterrar un tesoro ?.como símbolo de una amistad eterna, auténtica y verdadera. Tanto en invierno como en verano. En lo bueno y en lo malo. Cada uno tenía que aportar una cosa y esa cosa tenía que ser algo valioso. Un tesoro en lugar de mezclar las sangres. En el cobertizo del jardín de los padres de Ole Kristian había un viejo cubo de hojalata azul claro con tapa, que la madre había comprado en una tienda de objetos usados hacía varios años. El cubo estaba abollado, con imágenes de vacas y bonitas pastoras pintadas a mano y palidecidas por el sol, y en un lado del cubo ponía en inglés: MILK ? nature¿s most nearly perfect food. El padre de Ole Kristian llevaba todo el día de mal humor porque la madre se había gastado casi cuatrocientas coronas en una cosa tan tonta como un viejo cubo de leche. Entonces la madre de Ole Kristian se había puesto el doble de mal humor diciendo que en cuanto el padre colocara esa tarima en el jardín delante de la puerta del dormitorio (que había prometido hacía un eternidad), ella la decoraría con cajas, macetas, rosas, cojines y mantas. Sería su pequeña terraza italiana, había dicho ella. El cubo de hojalata formaba parte del plan de la madre; cuando algún día tuviera la tarima, lo llenaría de flores silvestres. Pero la tarima no llegaba, no aquel año, ni 16 tampoco el siguiente, y ahora el cubo estaba al fondo del cobertizo, oculto en parte por un cortacésped averiado. El cubo podría ser su cofre del tesoro, dijo Ole Kristian. (El quid de la cuestión de enterrar un tesoro era que no se volviera a desenterrar jamás. Jamás. Sabías dónde estaba. Sabías lo valioso que era y cuánto habías sacrificado al decidir enterrarlo y no volver a verlo nunca más. Y no podías contárselo a nadie.) Pero Ole Kristian tenía que meter algo dentro del cubo, opinó Simen, y Gunnar estaba de acuerdo. ¿No acababa Ole Kristian de recibir doscientas cincuenta coronas de su abuela? Debería sacrificar al menos doscientas. El dinero (si eran billetes) podrían meterlo en una bolsa de plástico, así no se descompondría. Ole Kristian no quería entregar el dinero, aunque lo del tesoro había sido idea suya y fue él quien dijo que todas las aportaciones tendrían que tener cierto valor, que había que sacrificar algo. Tanto Simen como Gunnar opinaban que no bastaba con decir que el cubo era su aportación. ¡Eso no era ningún sacrificio! El cubo de hojalata no formaba parte del tesoro, el cubo de hojalata era donde meterían el tesoro. Para decir la verdad (y ese era en cierta manera el momento de la verdad, comentó Gunnar), lo único que Ole Kristian tenía de valor era el dinero de su abuela. Tenía que ser algo valioso. Y en cuanto a Gunnar, no cabía duda de lo que tenía que ser su aportación. Simen y Ole Kristian estaban totalmente de acuerdo en ese punto. Gunnar tenía que sacrificar la libreta de autógrafos del Liverpool. Unos meses antes, Gunnar había estado en Liverpool con su hermano mayor, que tenía veintidós años. Habían pasado allí un fin de semana entero, se habían alojado en un hotel, y habían visto un partido de la Premier League entre el Liverpool y el Tottenham. (El hermano mayor de Gunnar no era un hermano mayor auténtico, aunque Gunnar siempre hablaba de que su hermano mayor había hecho esto y aquello; en realidad era un hermanastro mayor, era hijo del padre de Gunnar, y la verdad era que Gunnar no lo veía muy a menudo.) En la libreta de autógrafos habían escrito sus nombres, entre otros muchos, Steven Gerrard, Fernando Torres, Xabi Alonso y Jamie Carragher, y en la última página del libro había pegada una foto de Gunnar con su hermano mayor delante del estadio de Anfield, los dos con bufandas del Liverpool alrededor del cuello. El hermano mayor medía más de un metro noventa, tenía un flequillo castaño y los hombros anchos, a 17 su lado Gunnar parecía una araña zancuda, y debajo de la foto ponía con boli azul: Al hermano pequeño más guay del mundo, de Morten. Simen sabía que en realidad Gunnar no quería meter la libreta de autógrafos en el cubo. Las doscientas cincuenta coronas de la abuela de Ole Kristian era una cosa. Pero otra muy diferente era la libreta de autógrafos del Liverpool de Gunnar, eso escocía. La abuela de Ole Kristian le daba dinero con bastante frecuencia, pero no era muy frecuente que el hermano mayor de Gunnar (aunque no era un hermano mayor de verdad) se llevara a Gunnar a Liverpool, y tampoco era muy frecuente que consiguieras los autógrafos de Steven Gerrard, Fernando Torres, Xabi Alonso y Jamie Carragher. Y Gunnar, que era el más flaco de los tres, estuvo a punto de echarse a llorar cuando prometió a los otros que entregaría su libreta de autógrafos. Cuanto ese punto quedó aclarado, Simen susurró: ?.Ya sé lo que voy a meter en el cubo. Ya solo quedaba él. El cielo se había nublado sobre la cabaña secreta y Simen quería mostrar a Gunnar y Ole Kristian que también él estaba dispuesto a sacrificar algo. La madre de Simen tenía una joya, una pequeña cruz de diamantes. Se la había regalado su padre para Navidad dos años y medio antes. Simen había ido con él a comprarla a la joyería, y casi se desmayó al ver los muchos miles de coronas que costaba. La intención era que el regalo también fuera un poco suyo y que su madre se pusiera muy contenta. Pero no estaba seguro de que hubiera funcionado, pagar tantos miles de coronas para que su madre se pusiera contenta. Su madre era la misma después que antes de las navidades. Tantos billetes de mil por una joya tan pequeña. Simen pensaba preguntar a su padre si había valido la pena. Pero no lo hizo. Y ahora se le había ocurrido una idea. Todas las noches, antes de acostarse, su madre se quitaba la joya y la dejaba en un platito azul en el baño. Habría que esperar a que todo el mundo se durmiera, así de fácil era. Nadie sospecharía de él. Simen no era de esos que cogían cosas. Su madre se pondría muy triste, revolvería toda la casa para encontrarla, pero jamás sospecharía de él. Gunnar y Ole Kristian se miraron boquiabiertos el uno al otro, y luego miraron a Simen. ?.¿Cuánto costó exactamente? ?.preguntó Ole Kristian. ?.Miles de coronas. A lo mejor diecisiete mil. 18 ?.No puede ser ?.dijo Ole Kristian. ?.Si son diamantes de verdad ?.intervino Gunnar?. sí que puede ser. Ole Kristian se quedó pensando. ?.Vale ?.dijo, clavando la mirada en Simen?. ¡entonces tú consigues la joya! La tarde siguiente habían examinado ya el bosque entero, montados en sus bicis, a ver quién podía ir más deprisa bajo las luminosas copas de los árboles, dando bandazos por los pequeños caminos forestales en busca del lugar perfecto para enterrar el cubo. Pasaron por delante de la pequeña laguna verde, donde hacía muchos años se habían ahogado dos niños. Fue Alma, su vecina de Mailund, la que se lo contó a Simen. Alma era algo mayor que él y alguna vez la madre de Simen le había dado dinero para que cuidara un par de horas a su hijo. Ya no. Ahora Simen cuidaba de sí mismo. Pero antes sí. Cuando él era pequeño. Cinco, seis, siete, ocho años. Ahora tenía once. Cuando Simen se hiciera mayor y tuviera hijos, jamás en la vida pagaría dinero para que alguien como Alma los cuidara. No dejaría a sus hijos en manos de Alma en ningún caso, aunque fuera gratis. Ella era rara, tenía los ojos oscuros y contaba historias, algunas verdaderas y otras no, y él nunca podía estar seguro de cuáles eran una u otra cosa. Creía que la historia sobre los niños que se ahogaron en la laguna verde era verdadera. El niño se ahogó mientras la niña lo estaba mirando, y entonces la madre de los dos se desesperó tanto que ahogó también a la niña. ?.Seguramente quería más al hijo que a la hija ?.dijo Alma. Alma y Simen estaban sentados en la hierba mirando la cálida agua veraniega, cada uno con un trozo de tarta de manzana y una taza de plástico de zumo rojo. Lo había hecho la madre de Alma, pero a Alma no le gustaba el zumo rojo y lo tiró a la laguna. La madre de Alma, que se llamaba Siri, solía pasarle la mano por el pelo y decirle hola Simen, qué tal estás hoy. Alma dijo: ?.El niño se cayó al agua y se ahogó, mientras su hermana lo estaba mirando, y cuando llegó a casa sin su pequeño hermano, la madre se puso tan fuera de sí que no sabía qué hacer. Lloró, lloró y lloró, y nadie podía estar en la casa debido a tanto llanto. La niña se tapó los oídos y también lloró. Pero a la madre no le importaba. Tal 19 vez le importara, pero no lo oía. Y una noche la madre se quedó muy quieta, y entonces también la niña se quedó muy quieta. ?.¿Y qué pasó? ?.preguntó Simen?.. ¿La madre se puso contenta de nuevo y dejó de llorar? Alma se quedó pensando. ?.No, no exactamente ?.contestó?. la madre se llevó a la niña a la cama de matrimonio y se puso a leerle, cantarle, hacerle cosquillas en la nuca y enredarle el pelo, mientras le decía te quiero tanto, mi peque? mi peque? Alma buscó la palabra. ?.?pequeño tordo ?.propuso Simen, porque así lo llamaba su madre a él. ?.Pequeño tordo, sí. Te quiero tanto, mi pequeño tordo, le dijo la madre a la niña. Y se levantó de la cama y fue a la cocina a preparar una taza grande de cacao caliente, que era lo que más le gustaba a su hija. Alma se volvió hacia Simen. Él tenía ocho años aquel día que estaban sentados a la orilla de la laguna verde del bosque, comiendo tarta de manzana. ?.Es tu madre, ¿verdad? Es tu madre la que te llama pequeño tordo, ¿a que sí? ?.le preguntó Alma. Simen no contestó. ?.¿Por qué te llama pequeño tordo? ?.No lo sé ?.contestó Simen, que ya se estaba arrepintiendo de habérselo contado a Alma. En el fondo no quería contarle absolutamente nada, y menos eso. No quería decirle, porque todas las noches antes de darme un beso, antes de darme las buenas noches y salir de la habitación, mamá me susurra: ¿Qué quieres que te cante antes de dormirte? Y entonces le contesto susurrando: Quiero que cantes la canción del pequeño tordo. ¡Todas las estrofas! Y así lo llevamos haciendo muchos años y por eso mamá me llama pequeño tordo. Alma se volvió de nuevo hacia la laguna y prosiguió su historia. ?.Y cuando la madre preparó el cacao, echó un somnífero en la taza. Sin color. Sin sabor. Los hay, ¿sabes? ¡somníferos que no los notas cuando los tomas! Nunca se sabe. Puede ocurrir en cualquier momento. También puede ocurrirte a ti. Tu madre puede echarte un somnífero en la taza sin que tú notes absolutamente nada. ?.Déjalo ya ?.dijo Simen. 20 ?.Déjalo tú ?.dijo Alma?. yo solo te digo lo que puede pasar. Esas son las duras verdades de la vida. ?.Sea como sea, déjalo ?.repitió Simen. ?.Y cuando la niña se hubo tomado el cacao ?.prosiguió Alma?., se quedó dormida en la cama de su madre. Era un sueño muy profundo. La madre puso la oreja junto a la boca de la niña para oír su respiración, y cuando estuvo segura de que no se despertaría, la cogió en brazos y la trajo hasta este bosque, hasta esta laguna, y la tiró al agua. ?.No me lo creo ?.dijo Simen. ?.Eso es porque eres pequeño ?.dijo Alma?., y porque no sabes lo que hacen las madres cuando no consiguen dejar de llorar, y la madre de la niña no conseguía dejar de llorar. Ahora hacía varios años que Alma no cuidaba de Simen ni le contaba la historia sobre el niño y la niña que se ahogaron en la laguna, y aunque él no se creyera del todo esa historia, no le gustaba bañarse allí. Prefería bañarse en el mar. No quería nadar en el agua verde pensando en el niño y la niña convertidos en nenúfares, intentando agarrarlo y llevárselo al fondo con ellos. Simen pasaba en bici por la laguna donde estuvo con Alma cuando era pequeño y pensaba conozco este bosque a fondo. El tesoro estaba dentro del cubo de hojalata azul claro, atado al manillar de la bicicleta de Ole Kristian. El contenido del tesoro: doscientas coronas en billetes, una cruz de diamantes de diecisiete mil coronas y una libreta de autógrafos del Liverpool. Una pala sobresalía de la mochila de Gunnar. A Simen le habían prestado una mochila para bicicleta y en ella habían metido otra pala. Tres chicos, delgados como rayas de lápiz, yendo a toda prisa hacia lo verde oscuro, con el fin de encontrar el escondite perfecto. El bosque se abría y se cerraba y los recibía y los envolvía, y de repente Simen se detuvo en seco y gritó: ?.¡Mirad! ¡Allí, debajo de ese árbol! Habían llegado a un claro en el bosque y en el borde de ese claro había unas formaciones de piedras que parecían formar una T ?.como de tesoro?. y en medio del claro había un árbol que extendía sus ramas 21 hacia el cielo, como celebrando cada gol que había metido el Liverpool desde 1892. Pero en otoño todo parecía diferente. Nada encajaba. Llovía, hacía frío, estaba oscuro y había que llevar gorro, bufanda y jersey gordo, además de una linterna, y el bosque estaba desapacible, tupido y quieto, y no había ningún claro donde las formaciones de piedras formaran una t y los árboles celebraran goles. A pesar de todo, encontraron un claro y un árbol que se parecía un poco al del verano. Ole Kristian estaba completamente seguro de que aquel era el lugar, dijo que lo reconocía. Simen miró el árbol, que extendía sus desnudas ramas hacia el cielo nocturno. ¡Ni hablar! Ese árbol no se parecía en nada a aquel otro. Ese árbol recordaba a un hombre viejísimo que movía sus manos amenazantes en el aire, tan enfadado que estaba a punto de morir. Y no solo por haber perdido las hojas. Ese árbol estaba jodido. Pero no dijo nada a los otros dos. Llevaban muchísimo tiempo yendo en dirección equivocada. Estaba casi seguro de que iban en dirección equivocada y de que aquel no era el lugar. Pero si él estaba equivocado y Ole Kristian tenía razón, y el tesoro se encontraba realmente debajo de ese árbol, se preguntó si debía volver a dejar la cruz en el platito azul del baño o guardársela para él y tal vez conseguir que algún compañero lo ayudara a venderla. Se podría llegar lejos con diecisiete mil coronas. Se imaginó a su madre en el jardín delante de la casa de verano, llevaba un vestido rojo y tenía el pelo largo y negro y los ojos oscuros, y le sonreía como solía sonrerír cuando hacía como si no hubiera discutido con su padre. Hundieron las palas en la tierra. ?.Menos mal que aún no ha helado ?.dijo Ole Kristian?., entonces no podríamos hacerlo? ?.Es aquí, seguro ?.dijo Gunnar?., se ve que alguien ha cavado aquí antes. ?.La idea era que no lo desenterráramos nunca ?.lo interrumpió Simen. ?.¿Y de quién fue esa jodida idea? ?.preguntó Ole Kristian. ?.Lo del tesoro fue idea tuya ?.dijo Simen. 22 ?.Callaos y cavad ?.dijo Gunnar. Los chicos trabajaban en silencio. Ya era noche cerrada y se turnaban para cavar y sostener la linterna. Ninguno de ellos cayó en la cuenta de que era Mille la que yacía allí, cuando agotados y sin aliento la iluminaron. La tumba recordaba al nido de un pájaro, un gran nido subterráneo de ramas, huesos, piel, pajas, hierba y ropa, eso fue lo que creyó Simen al principio, pues no asimiló el contenido de la tumba en el primer momento, creía que lo que estaba viendo eran los restos de un ave gigante, única en su especie, negra y fragorosa, oculta del mundo, poderosa y solitaria sobre sus pesadas y oscuras alas, moviéndose hacia delante y hacia atrás por túneles, pasillos y salas subterráneas. Un ave nocturna grande, orgullosa y solitaria, que al final cayó fulminada, dejando tras ella nada más que unas cuantas señales de haber existido. Gunnar, que sostenía la linterna y que empezó a gritar, lo arrancó de sus pensamientos. ?.Joder, es un cadáver. La cara de Gunnar se había puesto verde, y no solo por la luz fantasmal de la linterna. Ole Kristian dijo: ?.Mirad el pelo, le crece pelo en el cráneo, no es hierba, es pelo. Y vomitó. Habían pasado dos años desde la desaparición de Mille. Simen tenía entonces nueve y ya en aquella época él y su bicicleta eran una sola cosa, eso pensaba de sí mismo ese verano, una bicicleta con cuerpo, corazón y lengua, y si le hubiesen dejado, se habría llevado la bici a la cama cuando se acostaba de mala gana por las noches. Desde por la mañana temprano iba en su bici por los estrechos caminos de tierra de detrás de la iglesia pintada de blanco, o hacía el caballito en el extremo de los muelles de madera, junto al amarradero del ferry, dentro del largo malecón; el manillar brillaba al sol y Simen inhalaba el rancio olor a cáscaras de gambas y deshechos de pescado de los dos pescadores que aún aguantaban allí. 23 La noche en la que Mille desapareció ?.fue el quince de julio de 2008?. había llovido un poco, la niebla envolvía a Simen, y los caminos estaban negros y húmedos, como si en cualquier momento pudieran abrirse y tragárselo. Sus padres permitían a Simen ir en bici solo, siempre y cuando se quedara cerca de la casa. Tenía frío, pero no quería volver a casa. Sus padres estaban discutiendo, y no eran capaces de dejar de discutir aunque él les gritara: ¡TENÉIS QUE DEJAR DE DISCUTIR! En la parte de arriba del camino llamado La Curva (pero que según el padre de Simen debería llamarse Las Curvas, ¡hay cien curvas, Simen, no solo una!) y que serpenteaba por las cuestas desde el centro, estaba la gran casa blanca de estilo suizo de la librera Jenny Brodal. Jenny convivía con una mujer llamada Irma, y juntas daban un paseo todas las tardes. Jenny era menuda y ágil y caminaba a paso ligero por la larga calle en dirección al centro. Irma nunca decía nada, pero Jenny solía saludar. ?.Buenos días, Simen ?.decía siempre. ?.Hola ?.contestaba Simen, que no sabía si debía pararse y saludar de verdad, o simplemente seguir montado en la bici, pero de todos modos las mujeres estaban ya muy lejos cuando por fin había tomado una decisión. Irma era una mujer de la que Jenny se había apiadado, Simen no sabía muy bien lo que significaba apiadarse, pero fue lo que le dijo su madre cuando él le preguntó que quién era esa señora que vivía en Mailund con Jenny Brodal. La verdad era que Simen eludía a Irma siempre que podía. Lo peor era cuando ella paseaba sola por las noches. Simen recordaba una vez que él iba pedaleando hacia ella por el camino y ella agarró el manillar y le lanzó un bufido. De su boca no salieron llamas, pero habría sido posible. La mujer estaba como llena de luz, Simen se fijó en eso porque era ya noche cerrada. Pues sí, ella lucía, como si acabara de tragarse un tragallamas. Simen no entendía por qué aquella mujer le había lanzado un bufido. Él no había hecho nada malo. No se había interpuesto en su camino. Era ella la que le había parado a él. Su madre dijo que a lo mejor Irma había intentado gastarle una broma y lo hizo de un modo un poco torpe. Irma no era mala, dijo la madre. Que no se imaginara cosas, que no se inventara historias sobre personas a las que no conocía. Lo que Simen tenía que entender era 24 que Irma era una persona muy buena y que quería mucho a Jenny Brodal, quien la había ayudado a solucionar unos problemas terribles (y que además se había apiadado de ella), pero el hecho de que Irma fuera tan grande, y que por eso no tuviera pinta de ser una señora normal, hacía que uno corriera el riesgo de atribuirle cualidades negativas. Todo eso le decía su madre a Simen, y lo hacía porque siempre pensaba lo mejor posible de los seres humanos. Pero en este caso su madre se equivocaba. La mujer gigante Irma había agarrado el manillar de su bicicleta y bufado y lucido en la oscuridad. Simen estaba completamente seguro de eso. Pero aquella tarde del mes de julio no se encontró por el camino ni con Jenny ni con Irma. Por suerte. Sabía por qué. Era el cumpleaños de Jenny y su gran jardín estaba repleto de gente, podía oír las voces y las risas muy a lo lejos. Era una gran fiesta, y a Simen eso le parecía un poco raro, teniendo en cuenta lo vieja que era Jenny. Tenía por lo menos más de setenta años, quizá incluso más de ochenta. Simen no estaba seguro. Pero vieja sí que era, de eso estaba seguro. Pronto se moriría. No tenía escapatoria. Eso nadie podía evitarlo. Y en todo caso, Jenny no era de esa clase de gente que se escabullía. Iba siempre de frente, pero claro, tampoco podías escabullirte de la muerte. La muerte tenía todo el poder. Mamá iba a morir, papá iba a morir. Y un día también Simen moriría. Lo había hablado con su madre, porque ella siempre le daba respuestas claras. Su padre era más esquivo. Entonces, ¿por qué celebrar una fiesta tan grande si pronto te vas a morir? ¿Qué hay que celebrar? Simen subió en su bicicleta la larga cuesta para espiar entre los matorrales. La niebla estaba encima, debajo, delante y detrás de él, y era como si las voces del jardín de Jenny salieran de esa niebla. Era la niebla la que hacía las voces. Era la niebla la que hacía las risas. Era la niebla la que hacía el camino que serpenteaba hacia la casa y las cien curvas, y era la niebla la que hacía a todas las personas de la fiesta; solo Simen y su bicicleta eran reales. Eran carne, hueso, piernas, ruedas, acero y cadena. Simen y su bicicleta eran todo uno. Al menos hasta que la rueda chocó contra una piedra y Simen cayó de bruces sobre el manillar. Su grito se interrumpió cuando dio contra el suelo. Permaneció inmóvil unos instantes hasta que empezó a notar dolor. Los rasguños en las palmas de las manos y en las rodillas. La grava en la herida. La sangre. Fue a gatas hasta el borde del camino, se sentó 25 junto al tronco de un árbol y lloró. Pero por muy alto que llorara, sus padres no le oirían. Su casa estaba mucho más abajo de la calle, las voces de la fiesta de cumpleaños ocultaban todos los sonidos de allí arriba y él estaba completamente solo y le dolía mucho, sobre todo las rodillas, seguro que la bici se había roto, y tenía las manos arañadas porque había intentado protegerse con las palmas al caerse. Protegerse la cabeza. Eso era lo que había que hacer cuando uno se caía de la bicicleta. En realidad se debería llevar casco y su madre se enfadaría porque él no lo llevaba y ya no le dejarían ir solo en la bicicleta después de caer la noche. La bici seguía en medio del camino. Extraña y retorcida. Simen lloró aún más alto. Fue entonces cuando llegó ella. La chica del vestido rojo y el pelo negro y largo. Llevaba un chal en los hombros y una flor en el pelo. Era la chica más guapa que Simen había visto jamás. Y era como si la niebla no la tocara. Como si se desviara ante lo que era más bonito que ella. Simen siguió llorando, aunque algo dentro de él le decía que cuando se acercaba algo tan hermoso como esa chica no había que estar sentado allí, en el borde del camino, llorando como un niño. Por otra parte: Si no hubiera estado sentado en el borde del camino llorando, ella nunca se habría agachado delante de él abrazándolo y susurrando: ¿Te has caído de la bici? ¿Te has hecho daño? Déjame ver. Y no lo habría ayudado a levantarse, no le habría preguntado su nombre y usado su chal rojo para limpiarle la cara de suciedad y lágrimas. Nunca se habría agachado sobre la bicicleta para ver los destrozos. (No está rota, dijo, levantándola sobre las ruedas, mira, Simen, no está rota.) Y nunca lo habría acompañado a través de la niebla el largo camino desde la casa de Jenny hasta la suya, que era el número dos del lado izquierdo, llevándolo a él de una mano y con la otra el manillar de la bicicleta. Me llamo Mille, dijo la chica cuando llegaron. Dejó la bicicleta junto a la verja, lo miró y sonrió. Luego se inclinó sobre él y le besó la cabeza. Yo me llamo Mille y tú te llamas Simen, y no tienes que llorar más. Se volvió y se marchó. 26 Esta obra ha sido publicadoa con la ayuda de NORLA Título de la edición original: Det dyrebare Traducción del noruego: Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo Torres Publicado por: Galaxia Gutenberg, S.L. Av. Diagonal, 361, 1.º 1.ª A 08037-Barcelona info@galaxiagutenberg.com www.galaxiagutenberg.com Círculo de Lectores, S.A. Travessera de Gràcia, 47-49, 08021 Barcelona www.circulo.es Primera edición: febrero 2014 © Linn Ullmann, 2011 Reservados todos los derechos © de la traducción: Kirsti Baggethun y Asunción Lorenzo Torres, 2014 © Galaxia Gutenberg, S.L., 2014 © para la edición club, Círculo de Lectores, S.A., 2014 Preimpresión: Maria Garcia Impresión y encuadernación: Liberdúplex Depósito legal: B. 28953-2013 ISBN Galaxia Gutenberg: 978-84-15472-97-1 ISBN Círculo de Lectores: 978-84-672-5595-9 N.º 34355 Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra sólo puede realizarse con la autorización de sus titulares, a parte las excepciones previstas por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear fragmentos de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 45)

Nuestras recomendaciones especiales para ti



Otros libros del autor

Tu opinión sobre este libro es importante: