libro LA CAZA: YO Y LOS CRIMINALES DE GUERRA, Ponte Carla Del

LA CAZA: YO Y LOS CRIMINALES DE GUERRA 

por el autor   Ponte Carla Del


(0) Votos
    
(22) Vistos
    
(1) Comentarios
    
(2) Me gusta 

ISBN: 9788434434905
Tema: Historia - Biografías
Editorial: ARIEL
Fecha publicación: 2009
Páginas: 400
Idioma: Español

España      |  


Formato Libreria Stock Precio Comprar
En papel Librería 223 en MADRID 10 US$ 24.24
-5%    US$ 25.52
En papel Librería 186 en Madrid (Arganda del Rey) 10 US$ 24.24
-5%    US$ 25.52
En papel Librería 213 en Valladolid Capital 10 US$ 25.52
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

Ninguna mujer a lo largo de la historia ha perseguido a tantos criminales de guerra como Carla del Ponte. Su carrera como fiscal alcanzó eco internacional cuando actuó contra la mafia siciliana y el blanqueo de dinero negro en Suiza, y posteriormente como acusadora de los peores criminales de guerra de las últimas décadas, en Ruanda, en Bosnia, en Croacia y en Kosovo. En estas apasionadas y documentadas memorias sobre sus años como Fiscal Jefe del Tribunal Penal Internacional para Ruanda y del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia, la autora nos desvela las interioridades de su lucha contra la impunidad de los criminales de guerra responsables de genocidios, ejecuciones en masa, violaciones y deportaciones. Sin callar nada, sin eludir la polémica, con la valentía de quien ha descendido a los infiernos, Carla del Ponte explica su lucha contra la impunidad de los peores genocidas, incluidos Slovodan Milosevic, Radovan Karadzic y Ratko Mladic, acusados de la matanza de Sebrenica en 1995. El imprescindible testimonio de una mujer valiente. Una luchadora por la justicia y contra la impunidad de los genocidas.

Nuestras recomendaciones especiales para ti

Tu opinión sobre este libro es importante:




Comentarios
  Poncho
  2010-04-16
Este libro es una advertencia clara a los violadores de derechos humanos y sus cómplices; no habra cuartel con los violentos. Y debería ser un faro, o un legado moral, para los pusilánimes administradores de justicia, muchas veces cómplices de los perpetradores de crímenes de guerra.