libro Loa grandes líricos del Renacimiento español, Garcilaso De La VegaFray Luis De LeonSan Juan De La CruzFernando De HerreraJuan Boscan

LOA GRANDES LÍRICOS DEL RENACIMIENTO ESPAÑOL 

por el autor   Garcilaso De La VegaFray Luis De LeonSan Juan De La CruzFernando De HerreraJuan Boscan


(0) Votos
    
(64) Vistos
    
(0) Comentarios
    
(0) Me gusta 

ISBN: 9788437626628
Tema: Literatura - Poesía
Editorial: CATEDRA
 0
Páginas: 1792

España      |  


Formato Libreria Stock Precio Comprar
En papel Librería 235 en MADRID 10 US$ 48.11
-5%    US$ 50.64
En papel Librería 225 en MADRID 10 US$ 48.11
-5%    US$ 50.64
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(0)
4 estrellas
(0)
3 estrellas
(0)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

Cuando murió en 1458, el marqués de Santillana llevaba peleando veinte años con sus cuarenta y dos «Sonetos fechos al itálico modo», sin que apenas alguno consiguiera salir enderezado y airoso. Setenta y ocho años más tarde, cuando murió Garcilaso, dejaba cuarenta sonetos que pueden figurar sin rubor en la más exigente antología.¿Qué había ocurrido entre 1458 y 1536? Pedro Salinas lo describe como «un hermoso cuento». El embajador veneciano Andrea Navagero, «perfecto ejemplo del caballero del Renacimiento», coincidió en Granada con Boscán. Hablaron. «Al español ?dice Salinas?, el veneciano le parecía una especie de semidiós o de oráculo. Y Navagero aconsejó a Boscán que escribiera sonetos y otros poemas ?al itálico modo? pero en castellano, lengua que consi­deraba muy adecuada para esas formas. Nada más: una conversación entre los mirtos de Granada, un consejo, es decir, una semilla sembrada en la mente de un poeta español. [?] Garcilaso era un poeta toledano.Los grandes líricos del Renacimiento español es el cofre que guarda el mapa de aquel «hermoso cuento». Boscán, amigo tenaz, voluntarioso poeta; Garcilaso, amado de las musas y los dioses, tal vez por eso destinado a morir joven; Luis de León, sosegado y oyente privilegiado de la música de las esferas; Juan de la Cruz, de quien dijo Menéndez Pelayo que «por allí había pasado el espíritu de Dios hermoseándolo todo»; y, en fin, Herrera, a quien sus coetáneos dieron el sobrenombre de Divino: ellos fueron protagonistas de esa «revolución que iba a determinar definitivamente el curso de la poesía en lengua española».

Nuestras recomendaciones especiales para ti

Tu opinión sobre este libro es importante: