libro Se está Haciendo Cada vez más Tarde, Antonio Tabucchi

SE ESTÁ HACIENDO CADA VEZ MÁS TARDE 

por el autor   Antonio Tabucchi


(9) Votos
    
(153) Vistos
    
(1) Comentarios
    
(8) Me gusta 

ISBN: 9788433967824
Tema: Libros de bolsillo - Narrativa extranjera del XIX al XXI en bolsillo
Editorial: ANAGRAMA
Fecha publicación: 2004
Páginas: 272
Idioma: Español

España      |  


Formato Libreria Stock Precio Comprar
En papel Librería 224 en MADRID 10 US$ 9.41
-5%    US$ 9.91
En papel Librería 186 en Madrid (Arganda del Rey) 10 US$ 9.41
-5%    US$ 9.91
En papel Librería 134 en Madrid 2 US$ 9.91
Valoraciones usuarios
5 estrellas
(5)
4 estrellas
(2)
3 estrellas
(2)
2 estrellas
(0)
1 estrella
(0)

Reseña

Con esta novela epistolar Tabucchi renueva una ilustre tradición, si bien rompiendo sus códigos y pervirtiendo el género. Poco a poco nos damos cuenta de que algo «no funciona» en todas estas misivas: el paisaje se desplaza ante nuestros ojos, los tiempos se vuelven del revés, como si las cartas llegaran anticipadamente o con retraso al propio mensaje que transmiten; como si los destinos de los hombres según exige el Mito, siguieran sin encontrarse. El conjunto es un extraordinario recorrido por las pasiones humanas ?el amor como ilusorio punto central? la ternura, la sensualidad, la nostalgia, diecisiete cartas de personajes masculinos a otras tantas figuras femeninas, pobres voces monologantes, ávidas de una respuesta que nunca llegará. Y una voz femenina distante e implacable, rebosante de pena.

Nuestras recomendaciones especiales para ti



Otros libros del autor

Tu opinión sobre este libro es importante:




Comentarios
  Sakura
  2014-04-14
Me gusta mucho la escritura de Antonio Tabucchi y esta historia no me ha defraudado para nada. El autor usa la epístola como medio narrativo, y a través de estas diecisiete cartas nos adentramos en los rincones del alma. Ya con la primera sentimos que "algo pasa", "algo no está bien", detectamos que es un hombre el que escribe, pero la pregunta es: ¿a una mujer?, ¿a la vida?, ¿a la muerte? Hay que llegar a la última carta cuyo remitente es otro para contestarnos nuestras preguntas.